DIVORCIO

Todo sobre el divorcio y sus formas


Comienza ahora

Todo sobre el divorcio, sus regímenes patrimoniales y mecanismos

 

Introducción

El matrimonio, más allá de su significado social, emocional y espiritual, desde un punto de vista estrictamente jurídico, no es más que un contrato como cualquier otro, que tiene sus propias particularidades, como lo son las solemnidades con las cuales se debe celebrar, su (discutible) indisolubilidad, así como los deberes que engendra, entre otros, pero que como el resto de los contratos civiles puede terminar por diversas causales, las cuales a través de los años han ido cambiando, así por ejemplo, para la época en que se promulgó el Código Civil, era impensado que las personas que contraen matrimonio posteriormente quisieran ponerle término de común acuerdo, más hoy en día poner fin a un matrimonio de común acuerdo a través del divorcio es un trámite simple, y de los más comunes en nuestra sociedad.

Es por esto que en los próximos párrafos nos dedicaremos a tratar las formas de poner término al matrimonio en nuestra legislación actual, centrándonos específicamente en el divorcio.

 

1. ¿Cómo poner fin a mi matrimonio?

1.1. El divorcio

1.2. ¿Cuáles son los efectos del divorcio?

1.3. ¿Qué pasa con mi patrimonio después del divorcio?

1.4. ¿Qué pasa con mis herederos si me divorcio?

1.5. ¿Cuál es mi estado civil después de divorciado?

1.6. ¿Puedo recibir indemnización con ocasión de mi divorcio?

1.7. [tabla] Diferencias entre divorcio, separación judicial y nulidad

2. Tipos de divorcio

2.1. Requisitos del divorcio

2.2. ¿Qué es el cese de la convivencia?

2.3. Plazos para poder demandar o solicitar el divorcio

2.4. ¿Puedo demandar de divorcio si mi cónyuge me ha sido infiel, es violento, es alcohólico, drogadicto, homosexual, etc.? 

3. ¿Qué es el divorcio de mutuo acuerdo?

3.1. ¿Cuándo procede el divorcio de mutuo acuerdo?

3.2. Si tengo hijos ¿En qué se debe estar de acuerdo?

3.3. ¿Qué es el acuerdo completo y suficiente?

3.4. Si no tengo hijos ¿Sobre qué debe ser el acuerdo?

3.5. Costos y plazo del divorcio de mutuo acuerdo

3.6. Si no existe acuerdo ¿Igualmente me puedo divorciar?

4. ¿Qué es el divorcio unilateral?

4.1. ¿Sobre qué se discutirá en el juicio?

4.2. Costos y plazos del divorcio unilateral

4.3. ¿Qué hacer si mi cónyuge es violento, no cumple con sus deberes maritales, es alcohólico?

5. ¿Qué es el divorcio culposo?

5.1. ¿Qué tipo de pruebas se necesitan en este juicio?

5.2. ¿Sobre qué resolverá el tribunal?

5.3. Costos y plazos del divorcio culposo

6. ¿Cómo divorciarme si mi cónyuge vive en el extranjero?

6.1. Costos y plazos de un divorcio con un cónyuge en el extranjero

7. Regímenes patrimoniales

7.1. ¿Contraer matrimonio puede afectar mi patrimonio?

7.2. ¿Qué es la sociedad conyugal?

7.3. ¿Qué es la separación de bienes?

7.4. ¿Qué es la participación en los gananciales?

7.5. Efectos de los regímenes patrimoniales en el divorcio

7.6. ¿Cómo se puede liquidar la sociedad conyugal?

7.7 ¿Cómo se termina la participación en los gananciales?

7.8. ¿Cómo se liquida la separación de bienes?

 

1. ¿Cómo poner fin a mi matrimonio?

Actualmente, desde la entrada en vigencia de la Ley N° 19.947, llamada nueva ley de matrimonio civil, de acuerdo a lo dispuesto por su artículo 42, las causales de terminación del matrimonio son:

  1. Por la muerte de uno de los cónyuges;
  2. Por la muerte presunta, cumplidos que sean los plazos señalados en el artículo siguiente;
  3. Por sentencia firme de nulidad;
  4. Por sentencia firme de divorcio; y
  5. Agregado por la ley N°20.377, por declaración de ausencia por desaparición forzada de personas, a solicitud expresa del cónyuge no desaparecido.

Como se puede apreciar las más comunes son la sentencia firme de nulidad y la sentencia firme de divorcio, y es sobre aquellas que nos referiremos ahora.

 

1.1 El divorcio

Podemos definir al divorcio como la disolución legal de un matrimonio, a solicitud de uno o de los dos cónyuges, cuando se dan las causas previstas por la ley. Debemos decir que esta definición es bastante acertada independientemente de no ser muy detallada, ya que nos da las ideas centrales de lo que es el divorcio, es decir, terminar de manera legal con un matrimonio.

Ahora, se debe decir que el divorcio como institución jurídica existe en nuestro ordenamiento civil hace relativamente poco tiempo, aunque vale decir la creatividad de los ciudadanos y los abogados había obviado este hecho, ya que se valían de otros instrumentos jurídicos, como fue el caso del uso de la nulidad del matrimonio, que le permitió a las personas poner fin a sus matrimonios de manera legal, permitiendo nuevos matrimonios. Es por esto que lo que ha hecho la Nueva Ley de Matrimonio Civil al regular y, dicho sea de paso, legalizar el divorcio fue todo un acierto legislativo.

 

1.2 ¿Cuáles son los efectos del divorcio?

Los efectos jurídicos del divorcio:

  1. Pone fin al matrimonio, y junto con esto a los derechos y obligaciones que este genera.
  2. Cesa la obligación de alimentos que tienen los cónyuges mutuamente.
  3. Cesan los derechos hereditarios que tienen los cónyuges mutuamente.
  4. No cambia la filiación de los hijos.
  5. Si el matrimonio se celebró bajo el régimen patrimonial de sociedad conyugal, está igualmente se extingue.
  6. Cambia el estado civil de los ex cónyuges de casado a divorciado.

 

1.3. ¿Qué pasa con mi patrimonio después del divorcio?

Una vez que se ha producido el divorcio, el patrimonio de los cónyuges podrá sufrir un impacto mayor o menor, lo que dependerá fundamentalmente del régimen en que se haya contraído el matrimonio, así en el caso de los matrimonios que fueron contraídos bajo el régimen de separación de bienes no se generará ningún impacto en el patrimonio de los cónyuges, pero por el contrario si el matrimonio fue celebrado bajo el régimen de sociedad conyugal, el patrimonio de los cónyuges puede sufrir notables cambios que pueden suponer un aumento o una disminución del mismo, efectos que serán tratados posteriormente.

 

1.4. ¿Qué pasa con mis herederos si me divorcio?

Respecto a los efectos que tiene el divorcio sobre los derechos hereditarios de los cónyuges, sólo se puede señalar que estos se mantienen intactos, con la excepción de que una vez divorciados, los cónyuges pierden los derechos hereditarios que tienen sobre el patrimonio del otro cónyuge.

 

1.5. ¿Cuál es mi estado civil después de divorciado?

Una vez inscrita la sentencia ejecutoriada de divorcio, el nuevo estado civil de los cónyuges será el de divorciado, estado que por cierto los habilita para contraer nuevamente matrimonio.

 

1.6. ¿Puedo recibir indemnización con ocasión de mi divorcio?

En cuanto a la indemnización de perjuicios con ocasión del divorcio, primeramente, debemos precisar que en la nueva Ley de Matrimonio Civil se establece el derecho a la compensación económica, que no es una indemnización de perjuicios por más que mucha gente lo haya entendido así. Dicho esto debemos señalar que la jurisprudencia ha aceptado en casos muy especiales la indemnización de perjuicios con causa del divorcio, pero siempre ha sido en divorcios por culpa, lo anterior puesto que jurídicamente los daños ocasionados a causa del matrimonio, por parte de un cónyuge hacia otro se verán recompensados a través de la compensación económica.

 

1.7. Diferencias entre divorcio, separación judicial y nulidad

 

 

Separación judicial

Nulidad

Divorcio

¿Pone fin al matrimonio?

No

Si

Si

¿Necesita declaración judicial?

Si

Si

Si

¿tiene efectos patrimoniales?

Si, parciales.

Si.

Si.

¿Genera un nuevo estado civil?

No.

Si.

Si.

Causales.

1.Infracción grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio o de los deberes de los padres con los hijos, que torne intolerable la vida en común

2. Cese de la convivencia.

1. Que uno de los contrayentes tenga alguna incapacidad de las de los artículos 5, 6 o 7 de la Ley N°19.947.

2. Falta de consentimiento libre y espontáneo.

1. Divorcio por culpa, por alguna de las causales del artículo 54 de la Ley N°19.947.

2. Por cese de la convivencia.

 

También podría interesarte: 

2. Tipos de divorcio

En nuestra legislación actual existen 2 tipos de divorcios, que han sido llamados por alguna parte de la doctrina divorcio sanción y divorcio remedio, pero que más bien están clasificados como divorcio culposo y divorcio por cese de convivencia, este último a su vez puede ser divorcio por cese de convivencia de común acuerdo o divorcio por cese de convivencia unilateral.

 

2.1. Requisitos del divorcio

Dependiendo del tipo de divorcio se deberá cumplir con distintos requisitos, lo que pasaremos a explicar:

  1. Divorcio culposo:
    1. Que uno de los cónyuges haya incurrido en una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común.
  2. Divorcio por cese de la convivencia de mutuo acuerdo:
    1. Haber transcurrido a lo menos 1 año desde el cese de la convivencia.
    2. Que los cónyuges se encuentren de acuerdo en cuanto a ponerle término al matrimonio y en cuanto a las materias que se deben regular en el acuerdo completo y suficiente.
  3. Divorcio por cese de la convivencia unilateral:
    1. Haber transcurrido a lo menos 3 años desde el cese de la convivencia.

 

2.2. ¿Qué es el cese de la convivencia?

El cese de la convivencia se refiere a la época en que los cónyuges han dejado de convivir en un hogar común, siendo uno de los requisitos necesarios para poder demandar de divorcio, este dependiendo de la época en que se haya celebrado el matrimonio, se podrá probar de las siguientes maneras:

  1. Matrimonios celebrados con anterioridad al Noviembre de 2004, el cese de la convivencia se podrá probar a través de cualquier medio de prueba con excepción de la confesión de parte.
  2. Matrimonios celebrados con posterioridad al Noviembre de 2004, el cese de la convivencia solo se podrá probar por:
    1. Acuerdo completo y suficiente que conste en escritura pública, o acta extendida y protocolizada ante notario, oficial de registro civil, o transacción aprobada judicialmente.
    2. Por notificación de la demanda que tenga por objeto regular las relaciones mutuas de los cónyuges, así como las de estos con sus hijos.
    3. Cuando uno de los cónyuges haya manifestado su voluntad de poner término al matrimonio, a través de alguno de los documentos señalados por el artículo 22 de la nueva Ley de Matrimonio Civil.

 

2.3. Plazos para poder demandar o solicitar el divorcio

Primeramente, señalaremos que los plazos dependen del tipo de divorcio que se vaya a demandar o solicitar, y que estos comienzan a computarse desde el cese de la convivencia, así:

  1. Si el divorcio es de mutuo acuerdo, el plazo para solicitarlo es de un año contado desde el cese de la convivencia.
  2. Si el divorcio es unilateral, el plazo para demandar será de 3 años contados desde el cese de la convivencia.
  3. Respecto al divorcio denominado culposo, no existen plazos asociados a su demanda.

 

2.4. ¿Puedo demandar de divorcio si mi cónyuge me ha sido infiel, es violento, es alcohólico, drogadicto, homosexual, etc.?

Para estos casos la ley ha dispuesto el llamado divorcio culposo el cual para su procedencia necesita que uno de los cónyuges haya incurrido en una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común. Así el artículo 54 inciso 2° de la Ley de Matrimonio Civil establece como ejemplo para estos casos los siguientes, que por lo demás contemplan prácticamente todas las situaciones posibles:

1.º. -    Atentado contra la vida o malos tratamientos graves contra la integridad física o psíquica del cónyuge o de alguno de los hijos;

2º.-    Transgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de transgresión grave de los deberes del matrimonio;

3º.-    Condena ejecutoriada por la comisión de alguno de los crímenes o simples delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública, o contra las personas, previstos en el Libro II, Títulos VII y VIII, del Código Penal, que involucre una grave ruptura de la armonía conyugal;

4º.-    Conducta homosexual;

5º.-    Alcoholismo o drogadicción que constituya un impedimento grave para la convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos, y

6º.-    Tentativa para prostituir al otro cónyuge o a los hijos.

A pesar de esto se debe señalar que la ley solo hace esta enumeración a modo de ejemplo, por lo que podrían caber otras situaciones siempre que estas hagan imposible la vida en común de los cónyuges.

 

3. ¿Qué es el divorcio de mutuo acuerdo?

El divorcio de mutuo acuerdo es una clase de divorcio, es decir, una forma de poner término al matrimonio, en el cual como lo dice su nombre se producirá la terminación por el acuerdo de los cónyuges, así queda de manifiesto que un requisito esencial de esta clase de divorcio es el acuerdo.

Se debe hacer presente que esta clase de divorcio es una de las más convenientes desde todo punto de vista, ya que es el que trae menos consecuencias emocionales para los ex cónyuges, y también supone una terminación más o menos pacífica del matrimonio, así como de todas las consecuencias jurídicas patrimoniales que de él emanan.

 

3.1. ¿Cuándo procede el divorcio de mutuo acuerdo?

Nuevamente recalcamos que esta clase de divorcio procederá siempre y cuando exista acuerdo de los cónyuges acerca de ciertos puntos, el primero y más importante es el de poner fin al matrimonio pero también se tienen que regular los temas relacionados a las prestaciones económicas entre los cónyuges, el cuidado personal de los hijos, la relación directa y regular respecto de los hijos, los alimentos de los hijos comunes, y por último las controversias que se puedan dar sobre la compensación económica.

Por lo demás debemos señalar que para que el tribunal de familia acepte la solicitud de divorcio de mutuo acuerdo debe haber transcurrido a lo menos un año de cese de la convivencia.

 

3.2. Si tengo hijos ¿En qué se debe estar de acuerdo?

Cuando existen hijos de por medio, los cónyuges deben estar de acuerdo respecto a los siguientes temas relacionados a los hijos comunes:

  1. Cuidado personal: Se refiere a cuál de los dos cónyuges quedará al cuidado de él o los hijos, puede ser cualquiera de los dos, o en algunos casos muy particulares el cuidado personal puede ser compartido.
  2. Relación directa y regular: por contrapartida del cuidado personal, esta dice relación con el derecho que tiene el cónyuge que no quedó al cuidado de él o los hijos, de visitar a su hijo, y de pasar tiempo con él.
  3. Alimentos: Este punto dice relación con la pensión alimenticia que deberá aportar el cónyuge que no quedó al cuidado de los hijos, a aquel que si lo quedo.

Por último, cabe hacer presente que si los hijos son mayores de edad no se hace necesario regular estas materias.

 

3.3. ¿Qué es el acuerdo completo y suficiente?

Es un documento a través del cual los cónyuges regularán todas las materias referentes a las relaciones mutuas de los cónyuges, así como también las materias vinculadas al régimen patrimonial y a los hijos.

 

3.4. Si no tengo hijos ¿Sobre qué debe ser el acuerdo?

En el caso de aquellos cónyuges que no tienen hijos en común, estos deberán estar de acuerdo en aquellas materias relacionadas al régimen patrimonial que hayan adoptado, así como también de la compensación económica, en caso de que esta procediere.

 

3.5. Costos y plazo del divorcio de mutuo acuerdo

Respecto a los costos, estos dirán relación únicamente con la contratación de dos abogados (uno por cada cónyuge), y posteriormente, aunque por lo general va incluido en los honorarios de los abogados, los gastos de inscripción de la sentencia de divorcio.

En cuanto a los plazos, se debe señalar que al existir acuerdo se reduce considerablemente la duración de del juicio, y por lo general este se resuelve en una única audiencia, que en la actualidad se está fijando entre 3 y 6 semanas después de presentada la solicitud.

 

3.6. Si no existe acuerdo, ¿Igualmente me puedo divorciar?

Efectivamente la nueva Ley de Matrimonio Civil, ha contemplado un mecanismo para poder divorciarse cuando sólo un cónyuge así lo desea, pero en este caso se deberán reunir requisitos distintos de aquellos necesarios en el divorcio de común acuerdo.

 

4. ¿Qué es el divorcio unilateral?

El divorcio unilateral es otra de las formas de divorcio que contempla la Ley de Matrimonio Civil, que para su procedencia necesita la voluntad de uno de los cónyuges, además del transcurso de un plazo de 3 años que se contará desde el cese de la convivencia.

 

4.1. ¿Sobre qué se discutirá en el juicio?

El tema central en el caso del divorcio unilateral es en primer lugar el cese de la convivencia, hecho que podrá ser controvertido por el cónyuge que no desea divorciarse, y en segundo lugar el transcurso de 3 años ininterrumpidos (sin reanudación de la vida en común) contados desde el cese efectivo de la convivencia. Por lo demás también serán discutidos como temas anexos en este juicio, aquellos que dicen relación con el régimen patrimonial pactado por los cónyuges, la compensación económica, y todos aquellos relacionados con los hijos comunes.

 

4.2. Costos y plazo del divorcio unilateral

En cuanto a los costos, el único costo del juicio mismo serán los honorarios del abogado que nos represente, y los demás dirán relación con eventuales medios probatorios que nos debamos procurar, así como la inscripción de la sentencia.

En lo respectivo a los plazos, no se puede aventurar una duración puesto que aquí se deberá notificar al otro cónyuge la demanda de divorcio, y esta notificación puede demorar más o menos. Ahora una vez efectuada la notificación también estará de por medio la eventualidad de que el cónyuge demandado llegue a las audiencias, las cuales serán suspendidas ante su in-comparecencia.

 

4.3. ¿Qué hacer si mi cónyuge es violento, no cumple con sus deberes maritales, es alcohólico?

Existe también un tipo de divorcio para estos casos extremos en que se hace intolerable la vida en común, este es el denominado divorcio culposo, que es completamente distinto de aquellos de los que hemos hablado con anterioridad.

 

5. ¿Qué es el divorcio culposo?

Este es un tipo de divorcio que procederá en aquellos casos en que uno de los cónyuges tiene conductas que suponen una violación grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, siempre que estas conductas tornen intolerable la vida en común.

Como dijimos anteriormente el artículo 54 de la Ley de Matrimonio Civil establece a manera de ejemplo ciertas conductas que configuran causal suficiente para este tipo de divorcio, estas son:

1.º. -    Atentado contra la vida o malos tratamientos graves contra la integridad física o psíquica del cónyuge o de alguno de los hijos;

2º.-    Transgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de transgresión grave de los deberes del matrimonio;

3º.-    Condena ejecutoriada por la comisión de alguno de los crímenes o simples delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública, o contra las personas, previstos en el Libro II, Títulos VII y VIII, del Código Penal, que involucre una grave ruptura de la armonía conyugal;

4º.-    Conducta homosexual;

5º.-    Alcoholismo o drogadicción que constituya un impedimento grave para la convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos, y

6º.-    Tentativa para prostituir al otro cónyuge o a los hijos.

A pesar de esto se debe señalar que la ley solo hace esta enumeración a modo de ejemplo, por lo que podrían caber otras situaciones siempre que estas hagan imposible la vida en común de los cónyuges.

 

5.1. ¿Qué tipo de pruebas se necesitan en este juicio?

En esta materia la prueba deberá apuntar a acreditar la concurrencia de la causal que estemos demandando, así si la causal fuera la infidelidad del cónyuge demandado, deberemos valernos de todos los medios de prueba (testigos, confesión, documentos, grabaciones audiovisuales, documentos electrónicos, peritajes, etc.) para acreditar el hecho que supondría la infidelidad.

 

5.2. ¿Sobre qué resolverá el tribunal?

El tribunal deberá resolver primeramente acerca de la concurrencia de la causal que fundamenta la demanda de divorcio culposo, pero también deberá resolver acerca de si la conducta que configura la causal efectivamente hace intolerable la vida en común para el cónyuge demandante. Por lo demás también serán discutidos como temas anexos en este juicio, aquellos que dicen relación con el régimen patrimonial pactado por los cónyuges, la compensación económica, y todos aquellos relacionados con los hijos comunes.

 

5.3. Costos y plazos del divorcio culposo.

En cuanto a los costos, el único costo del juicio mismo serán los honorarios del abogado que nos represente, y los demás dirán relación con los medios probatorios que nos debamos procurar, así como la inscripción de la sentencia.

En lo respectivo a los plazos, no se puede aventurar una duración puesto que aquí se deberá notificar al otro cónyuge la demanda de divorcio, y esta notificación puede demorar más o menos. Ahora una vez efectuada la notificación también estará de por medio la eventualidad de que el cónyuge demandado llegue a las audiencias, las cuales serán suspendidas ante su in-comparecencia, y también la posibilidad de una demanda reconvencional de compensación económica, todo lo cual alarga la discusión del juicio.

 

6. ¿Cómo divorciarme si mi cónyuge vive en el extranjero?

En estos casos, lo primero que debemos tener presente es que, si el matrimonio ha sido celebrado en Chile, las formas de divorcio que podremos utilizar son todas las que ya hemos mencionado. Ahora en cuanto a la dificultad geográfica, el cónyuge que vive en el extranjero deberá otorgar un mandato judicial a un abogado, para este lo represente plenamente en sus derechos, lo anterior sólo será aplicable en aquellos casos en que estemos en presencia de un divorcio de mutuo acuerdo, esto puesto que, si el divorcio es unilateral o culposo, no podremos demandar, ya que el tribunal competente para conocer de esta demanda será el del domicilio del cónyuge demandado.

 

6.1. Costos y plazos de un divorcio con un cónyuge en el extranjero

Como podemos desprender de lo que se ha dicho en el párrafo anterior, el único tipo divorcio que podremos demandar cuando uno de los cónyuges está en el extranjero es el de mutuo acuerdo, razón por cual los gastos serán los mismos que señalamos respecto a este tipo de divorcios, adicionando a esto él tramite del mandato judicial que el cónyuge residente fuera de Chile deberá otorgar.

En cuanto a los plazos considerando que estamos en presencia de un divorcio de mutuo acuerdo, este tendrá una duración que por lo general fluctúa entre 3 y 6 semanas desde que se ha presentado la solicitud.

 

7. Regímenes patrimoniales

Los regímenes matrimoniales o patrimoniales son los estatutos jurídicos que pueden reglar las relaciones pecuniarias de los cónyuges entre sí y respecto de terceros.

Actualmente en Chile existen 3 diferentes regímenes matrimoniales, la sociedad conyugal, la participación en los gananciales, y la separación total de bienes. Cada uno de estos tienen sus propias particularidades, las cuales analizaremos próximamente.  

 

7.1. ¿Contraer matrimonio puede afectar mi patrimonio?

Sin duda alguna, la decisión de casarse con otra persona traerá consecuencias en nuestra vida económica, las cuales pueden ser mayores o menores, dependiendo de diferentes factores, que van desde la existencia de hijos en común hasta la capacidad económica de los cónyuges, pero sin lugar a duda el factor de mayor injerencia en el patrimonio de los cónyuges, tanto al momento de contraer matrimonio, como hacia el futuro es el régimen patrimonial que estos escojan al momento de casarse.

 

7.2. ¿Qué es la sociedad conyugal?

La sociedad conyugal es un tipo de régimen matrimonial, que es el que por defecto establece la ley, siempre y cuando los cónyuges no establezcan otro. La doctrina jurídica lo ha definido como la sociedad de bienes que se forma entre los cónyuges por el hecho del matrimonio.

En términos prácticos la sociedad conyugal consiste en la fusión de los patrimonios del marido y de la mujer en uno solo, y que administra el marido. Desaparece la mujer como propietaria y administradora de sus bienes, a no ser que ejerza una industria, profesión o empleo separada de su marido, caso en el que se entiende que tiene patrimonio reservado.


Este régimen se compone, en términos generales, de lo siguiente:

- Todos los dineros que cualquiera de los cónyuges aporten al matrimonio o que durante la vigencia del matrimonio estos adquieran.

- El aporte de bienes muebles adquiridos antes del matrimonio.

- Todos los bienes raíces que cada cónyuge adquiera dentro del matrimonio mediante una compraventa con dineros propios.

 

7.3. ¿Qué es la separación de bienes?

Es otro régimen patrimonial, en el cual los patrimonios de los cónyuges se encuentran separados, administrados por separado cada uno, sin que tengan injerencia las decisiones que cada uno haga en su patrimonio, respecto del otro.

A diferencia de la sociedad conyugal la separación de bienes se debe pactar, y su principal ventaja es que cuando se pone término al matrimonio no quedarán temas patrimoniales pendientes entre los cónyuges.

 

7.4. ¿Qué es la participación en los gananciales?

Es el régimen patrimonial más nuevo que existe, y podríamos decir que está a medio camino entre la sociedad conyugal y la separación de bienes, ya que en este los cónyuges administran por separado su patrimonio, como en el régimen de separación de bienes, pero una vez terminado el matrimonio se compensan las utilidades que cada cónyuge obtuvo de una manera que le significó un costo, compensando las ganancias obtenidas por uno y otro, de modo que ambos participen en el total con mitades equivalentes, un sistema muy similar a la disolución de la sociedad conyugal.

 

7.5. Efectos de los regímenes patrimoniales en el divorcio

Como adelantamos anteriormente, el régimen patrimonial que decidamos adoptar al momento de contraer matrimonio tendrá innumerables consecuencias, las cuales se extienden inclusive hasta la terminación del matrimonio.

Ahora y más específicamente cuando le ponemos término a un matrimonio por medio del divorcio, también habrá que dejar finiquitados todos los temas patrimoniales que puedan existir entre los cónyuges, así dependiendo del régimen adoptado los actos que haya que llevar a cabo serán más o menos engorrosos, por ejemplo en el caso de que nos hayamos casado en sociedad conyugal habrá que liquidar la sociedad conyugal por medio de escritura pública, sin contar los trámites anteriores a la liquidación que tienen que ver con las restituciones que la sociedad debe hacer a los cónyuges y viceversa, pero si por el contrario nos casamos en el régimen de separación de bienes una vez inscrita la sentencia ejecutoriada de divorcio, nos quedarán temas patrimoniales pendientes entre los cónyuges, esto puesto a que como ya dijimos antes, en este caso los patrimonios nunca se mezclan.

 

7.6. ¿Cómo se puede liquidar la sociedad conyugal?

Lo primero que debemos señalar es que la liquidación de la sociedad conyugal es un trámite que tiene por objeto dividir los bienes comunes de los cónyuges, que durante la vigencia de la sociedad conyugal fueron administrados por esta. Debemos hacer presente que a través de la liquidación de la sociedad conyugal los cónyuges ponen término a sus relaciones patrimoniales, debiendo quedar saldada toda deuda entre ellos, y entre estos y la sociedad conyugal.

Existen dos formas de liquidar la sociedad conyugal, la primera es de mutuo acuerdo en la cual los cónyuges llegan a acuerdo de cuanto le toca a cada uno, haciendo las concesiones que sean necesarias según el caso, este trámite se debe hacer necesariamente por escritura pública, mientras que la segunda forma de terminar la sociedad conyugal, es a través del nombramiento de un juez partidor quien siguiendo las reglas del juicio de partición de del artículo 1317 y siguientes del Código Civil, decidiendo en definitiva como se deberán repartir los bienes de la sociedad entre los cónyuges.

 

7.7. ¿Cómo se termina la participación en los gananciales?

La participación en los gananciales a diferencia de la sociedad conyugal no se liquida, sino que solo se le pone término al régimen, y para esta finalidad existen dos formas:

  1. Al terminar el régimen, se forma una comunidad en la cual ingresan todos los bienes que uno y otro cónyuge adquirió a título oneroso durante la vigencia de la participación en los gananciales, para posteriormente dividir la comunidad en dos partes iguales, de las cuales le corresponde una mitad a cada cónyuge.
  2. La otra forma es a través de la denominada variante crediticia de la participación en los gananciales, la cual consiste en que al momento del término del régimen, se hace una contabilización de las ganancias que cada uno de los cónyuges ha tenido durante el matrimonio, y se establece la diferencia entre el patrimonio que los cónyuges (por separado) tenían al momento de comenzar la participación en los gananciales, y el que tienen al momento de terminarse, para que una vez determinadas las ganancias de los cónyuges, aquél que obtiene ganancias tendrá un crédito en contra del otro cónyuge, por un 50% de aquella parte en que las ganancias del otro cónyuge exceden a los propios.

 

7.8. ¿Cómo se liquida la separación de bienes?

La separación de bienes, atendido a que los patrimonios de los cónyuges en ningún momento se mezclan o confunden, no se necesita ningún trámite posterior para ponerle término o liquidar.