Todo sobre los regímenes patrimoniales del matrimonio en Chile

Escrito por Nicole Castillo | Publicado el 17 de diciembre 2014 | Derecho de Familia

demanda-divorcio-1
Fecha de última edición: 3 de noviembre 2021

El régimen patrimonial corresponde a las reglas legales a las que se van a someter las partes de un matrimonio, respecto de sus bienes y la forma de administrarlos.

En este artículo te hablaré acerca de los diferentes regímenes patrimoniales que se puede elegir al momento de casarse, beneficios de cada régimen, cómo cambiar de régimen patrimonial, y los efectos patrimoniales al terminar un matrimonio dentro de determinado régimen.

Si necesitas ayuda respecto a este tema u otro similar, escríbenos aquí y un abogado de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo a la brevedad.

Quizás te interese también: Guía completa sobre el divorcio en Chile.

¿Qué tipos de regímenes patrimoniales existen en el matrimonio?

Nuestra ley contempla 3 tipos de regímenes patrimoniales en el matrimonio:

  1. Sociedad conyugal: En este régimen, el patrimonio del marido y la mujer forman uno solo, común para ambos, que es administrado por el marido. Esto incluye tanto el patrimonio que cada uno tenía antes de casarse como lo que adquieran durante la unión
  2. Separación total de bienes: En este régimen el patrimonio de cada cónyuge y su administración se mantienen separados antes y durante el matrimonio. Es decir, “lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.
  3. Participación en los gananciales: En este régimen el patrimonio de cada cónyuge y su administración también se mantienen por separado, sin embargo, si es que deciden divorciarse, se evaluará el patrimonio de cada cónyuge, y aquel que haya adquirido mayor cantidad de bienes deberá compensar al que obtuvo menos.

¿Cuáles son los beneficios de pactar cada régimen?

  1. Sociedad conyugal: es el régimen más utilizado en Chile. Las mujeres tienen a priori mayores protecciones patrimoniales sobre este régimen. Por ejemplo, mujeres que han decidido no trabajar para cumplir con labores domésticas no quedan desprotegidas en caso de divorcio, ya que el cónyuge debe compartir su sueldo con ella.
    También existe en este régimen el patrimonio reservado de la mujer, el cual no se mezcla con el patrimonio de la sociedad conyugal durante la vigencia de ésta. Además, si se termina el matrimonio, la mujer deberá optar entre quedarse únicamente con su patrimonio reservado o juntar su patrimonio reservado al de la sociedad conyugal y dividir las ganancias entre él y el marido.
  2. Separación total de bienes: La conveniencia de este régimen está, entre otras, en que cada cónyuge se mira de forma separada de bienes respecto del otro. Por esta razón, nunca van a formar un patrimonio común mezclando sus bienes, sino que cada cual administra lo suyo y, en caso de término del matrimonio, no tienen que liquidar nada, ya que el patrimonio de uno y otro siempre estuvo separado.
    Además, para la mujer, es conveniente en cuanto no debe contar con las autorizaciones que se requieren del marido en la sociedad conyugal. Como también es convenientes para aquellas mujeres que antes de casarse tienen un gran patrimonio o van a recibir una gran herencia y no quieren que esto sea administrado por el marido, como ocurriría en el caso de estar casado bajo sociedad conyugal.
  3. Participación en los gananciales: lo conveniente de este régimen está en que los cónyuges se entienden separados de bienes durante la vigencia del matrimonio. Sin embargo, al finalizar el matrimonio, se comparan los patrimonios de cada cónyuge y se estudia quién ganó más. La diferencia del que gana más se le otorga al que ganó menos. En términos económicos entonces, este régimen es más conveniente para aquel de los cónyuges que obtenga menos ganancias durante la vigencia del matrimonio.

Régimen patrimonial para matrimonios celebrados en el extranjero

En el caso de parejas casadas en el extranjero que quieran validar su matrimonio en Chile, se entenderá por regla general que su régimen patrimonial será el de separación total de bienes. A excepción que cuando inscriban su matrimonio en el Registro Civil chileno, pacten el régimen de sociedad conyugal o participación en los gananciales.

¿Cómo cambiar de régimen patrimonial en el matrimonio?

Según el artículo 1723 de la Ley 19335, los cónyuges mayores de edad pueden modificar su régimen patrimonial. El régimen de sociedad conyugal puede ser sustituido por el de participación en los gananciales o por el de separación total de bienes. También puede substituirse la separación total por participación en los gananciales y viceversa.

Cual sea el pacto que los cónyuges prefieran, deberá otorgarse mediante escritura pública y constará como anotación al margen de la inscripción matrimonial dentro de los 30 días siguientes a la fecha de la escritura.

La modificación del régimen matrimonial no cambiará ni perjudicará a los derechos válidamente adquiridos por terceros respecto del marido o la mujer y, una vez inscrito, no podrá dejarse sin efecto.

Por último, en esta escritura donde se pacte la separación total de bienes o la participación de los gananciales, los cónyuges podrán proceder a liquidar la sociedad conyugal o determinar los créditos de la participación de los gananciales.

Sobre la administración y la disolución de la sociedad conyugal

Revisemos más detalles sobre la sociedad conyugal y sus implicancias patrimoniales en la administración y la disolución:

¿Quién administra los bienes de la sociedad conyugal?

La sociedad conyugal es dueña de los bienes que ingresan a ella, la cual es administrada exclusivamente por el marido. Sin embargo, dicho marido necesitará la autorización de su mujer para realizar determinados actos, por ejemplo: constituir una hipoteca sobre ciertos bienes raíces.

No obstante, es posible que la mujer tenga un patrimonio propio, fuera de la sociedad, administrado por ella y que corresponde a lo obtenido como fruto de su trabajo o profesión. Lo anterior es lo que se llama “patrimonio reservado de la mujer”.

Formas de disolver una sociedad conyugal

Una sociedad conyugal se disolverá por sentencia de divorcio, nulidad o separación de bienes, por muerte de uno de los cónyuges o por cambio a otro sistema patrimonial, entre otros.

Consecuencias de disolver una sociedad conyugal

Se produce una comunidad entre los cónyuges, o entre el cónyuge sobreviviente (en el caso de disolución por muerte) y los herederos del otro, quienes pueden pedir la liquidación de la sociedad conyugal.

En la liquidación deberán descontarse determinados bienes y dividirse por mitades los bienes que queden a título de gananciales.

Destino del patrimonio reservado de la mujer en caso de divorcio

Al tener la mujer un patrimonio separado de la sociedad conyugal, al momento del término de ésta tiene dos opciones: incluir su patrimonio reservado al de la sociedad para luego hacer la repartición de bienes, o mantenerlo excluido, en cuyo caso debe renunciar a los gananciales, es decir, a lo que haya crecido el patrimonio común mientras duró el régimen.

Efecto sobre los bienes al término de matrimonio, según régimen

Al momento de dar término a un matrimonio, pueden ocurrir distintos escenarios sobre los bienes adquiridos. Todo dependerá de qué régimen matrimonial estaba establecido. Revisemos a continuación cada uno:

Efecto en los bienes en caso de término de matrimonio en que se pactó separación total de bienes

Si se termina un matrimonio en que se pactó separación total de bienes, el efecto que se producen respecto de los bienes de cada uno son que cada cual se quedará con su propio patrimonio, es decir con lo que cada uno adquirió antes y durante el matrimonio.

Efecto en los bienes en caso de término de matrimonio en que se pactó participación en los gananciales

Al término de un matrimonio pactado como participación en los gananciales, deberán calcularse las ganancias que cada uno obtuvo durante el matrimonio: dineros, bienes o propiedades que no eran parte del “patrimonio de soltero”. Aquel cónyuge que tenga más ganancias debe dar al otro la mitad de la diferencia entre ambos.

Repartición de los bienes cuando se termina un matrimonio en sociedad conyugal o participación en los gananciales

Para repartir los bienes, tales como propiedades, casas y autos, en este tipo de matrimonio, habrá que valorizar los bienes. Esta tarea puede hacerse de común acuerdo o por orden de un juez. Así, cada uno puede adjudicarse bienes de acuerdo a su valor monetario, aunque también es posible liquidar los bienes para repartir el dinero que se obtenga a raíz de su venta.

Conclusión

Espero que esta guía te haya ayudado a entender mejor los regímenes patrimoniales de los matrimonios en Chile. Como te podrás haber dado cuenta, escoger un régimen patrimonial tiene muchas implicancias y consecuencias.

Mi consejo es que siempre te puedas asesorar por un abogado especializado en la materia para escoger, modificar o dar término a un matrimonio y su régimen definido.

Recuerda que para obtener más información o ayuda de un profesional en derecho de familia, tan sólo escríbenos aquí y un abogado de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo a la brevedad para orientarte.


autor Nicole Castillo
Por Nicole Castillo
Abogada experta en Derecho de Familia y Civil

Abogada UST. En 2015 trabajó en la Clínica Jurídica de la Universidad Santo Tomás, asesorando a los patrocinadores en casos de Derecho Civil y Derecho de Familia. Trabajó en la unidad de curaduría de la Oficina de Familia de Santiago. Desde 2018 es parte de MisAbogados.com, se desempeña como abogada asesora, dentro de sus funciones esta dar asistencia escrita y telefónica a clientes con respecto a distintas dudas jurídicas. Además de tramitar casos, patrocinando a Misabogados.com en Derecho de Familia principalmente.

Deja un comentario