logo-mis-abogados

Introducción

El divorcio de común acuerdo es, quizás, una de las formas de divorcio más intentadas. Las razones pueden ser distintas. Por ejemplo, la facilidad con que el proceso se lleva a cabo o lo económico que resulta contratar a un abogado para este procedimiento (en comparación a un divorcio unilateral o por culpa).

A pesar de lo anterior,  no siempre hay acuerdo en la pareja sobre la idea de avanzar con el divorcio. En esta guía abordaré las dudas comunes sobre este tema y entregaré orientación sobre cómo abordar cada caso particular.

1. El Divorcio de mutuo acuerdo

Es importante reconocer si el divorcio de mutuo acuerdo es la solución que más te conviene. A continuación, revisaremos las nociones generales sobre el divorcio y los tipos de divorcio que existen.

1.1. ¿Qué es el divorcio?

El divorcio es una de las causas de término del matrimonio que pone fin al vínculo matrimonial tras la declaración judicial realizada en un tribunal de familia. De acuerdo a esto, hay que tener en cuenta que el divorcio difiere totalmente de la separación judicial.

El divorcio pone fin al vínculo matrimonial. Es decir, en el caso que decidas divorciarte, podrás contraer matrimonio nuevamente. Por otro lado, requiere de un plazo para el cese de la convivencia.

La separación judicial no pone fin al vínculo matrimonial. A diferencia del divorcio, no permite contraer un nuevo matrimonio ya que en este caso el vínculo matrimonial sigue vigente. Para que proceda la separación judicial no se requiere de plazo alguno para el cese de convivencia.

1.2. Tipos de divorcio

Existen dos tipos de divorcio en nuestra ley, el divorcio por culpa y el divorcio por cese de la convivencia:

  • El divorcio por culpa procede cuando una de las partes infringe gravemente los deberes y obligaciones propias del matrimonio o los deberes y obligaciones que se tienen respecto de los hijos en común. Algunas conductas pueden ser las agresiones, alcoholismo o infidelidad, entre otras más.
  • El divorcio por cese de la convivencia, en cambio, se divide en 2 tipos:
    • Divorcio unilateral: este procede sólo cuando uno de los cónyuges quiere divorciarse, caso en el cual deberá demandar al otro para divorciarse.
    • Divorcio mutuo acuerdo: este procede cuando ambos cónyuges están de acuerdo en divorciarse. Para esto, deberán interponer la demanda de divorcio de manera conjunta, sin necesidad de que uno demande al otro de forma independiente.

El divorcio de común acuerdo es uno de los divorcios fáciles y rápidos, por lo que es una opción expedita. La mayoría de mis clientes considera esta opción como ideal, donde el único desafío se encuentra en que ambos estén de acuerdo con realizarlo.

1.3. Plazos del divorcio de mutuo acuerdo

Este puede ser uno de los puntos que resultan convenientes para quien esté interesado en avanzar con un divorcio. Es importante que tengas muy claro que el plazo varía según los trámites de divorcio.

De acuerdo a esto, el divorcio de mutuo acuerdo corresponde, como vimos antes, a un divorcio por cese de convivencia.

A diferencia del divorcio unilateral por cese de convivencia, donde habrá que esperar 3 años desde notificado el cese, en el divorcio de común acuerdo solo habrá que esperar 1 año para iniciarse desde la notificación del cese.

En ambos casos habrá que hacer un trámite y a esperar lo que corresponda. Es importante que durante este año o tres, tú y tu cónyuge no reanuden la vida en común con un ánimo de permanencia, pues de ser así, dicho plazo se verá interrumpido.

Algunos podrían pensar, sólo bajo la mirada del tiempo y plazos, que lo más conveniente sería hacer un divorcio por culpa, donde no hay que esperar el vencimiento de una fecha en particular, ni hacer cese de convivencia alguno.

Pese a que lo anterior puede ser cierto en determinados casos, la realidad es que un divorcio por culpa resulta ser mucho más trabajoso, difícil de probar y a veces muy tormentoso para los involucrados.

Además que los honorarios de un abogado podrían ser hasta 3 veces más altos que para el divorcio de mutuo acuerdo.

2. Cese de la convivencia

En caso que quieras iniciar los trámites de divorcio, debes tener presente que debes establecer una razón. Una de las razones más comunes para divorciarse es el cese de convivencia. Pero no es tan simple como parece, ya que será necesario acreditarlo.

En esta sección revisaremos cómo debe notificarse el cese de la convivencia. En otras palabras, el trámite que deben hacer todas aquellas personas que buscan divorciarse con el objetivo de acreditar que no hay una vida en común entre las personas que se someten a este proceso.

2.1. Dejar constancia del cese de convivencia

Si formas parte de aquellos matrimonios celebrados a partir del 17 de noviembre del año 2004, debes dejar constancia del término de convivencia a través de alguna de las formas que la ley establece:

  • Acta de cese de la convivencia firmada por ambas partes ante algún oficial del Registro Civil o en una notaría. En el Registro Civil el trámite es gratuito.
  • Acta de cese de la convivencia firmada por una de las partes, ante algún oficial del Registro Civil y que luego debe ser notificada al otro cónyuge mediante el Tribunal de Familia. Esta situación ocurre cuando uno de los cónyuges no está de acuerdo en firmar el acta.
  • Constancia del cese de la convivencia en algún juicio. Esto ocurrirá cuando, por ejemplo, las partes se han separado de hecho y se ha fijado alimentos o régimen de relación directa y regular sobre los hijos.

2.2. Cese de convivencia y tribunal de familia

En aquellos casos en que el cese de convivencia no quede establecido mediante un acta firmada por ambas partes como ocurre en el divorcio de mutuo acuerdo, quien firme el acta de manera unilateral en el Registro Civil deberá notificar al otro.

Una vez hecho esto, el acta deberá presentarse al tribunal de familia que será responsable de notificar a la otra parte. El tiempo para divorciarse empezará a correr una vez hecha la notificación por el tribunal.

2.3. Cese de la convivencia y divorcio antes del 17 de noviembre de 2004

En el caso de los matrimonios celebrados con anterioridad al 17 de noviembre de 2004, es importante destacar que gozan de absoluta libertad para probar el cese de convivencia.

De acuerdo a lo anterior, el plazo puede ser probado a través de cualquier medio: documentos, cuentas o testigos que acrediten que ya no hay vida en pareja.

2.4. ¿Cómo pruebo el cese de la convivencia?

Como revisamos anteriormente, para responder esta pregunta, es necesario distinguir si te casaste antes del 17 de noviembre del 2004 o después de dicha fecha.

En el primer caso, el matrimonio goza de absoluta libertad para efectos de probar el cese de la convivencia. En el segundo caso, sin embargo, existe una limitación probatoria. Sólo podrás probar el cese con un acta de cese de convivencia ante el Registro Civil que puede ser firmada por ambas partes o notificada por una parte a la otra mediante el tribunal de familia. El divorcio procederá una vez que el acta sea firmada, corriendo el plazo del cese de convivencia.

3. Compensación económica en el divorcio de mutuo acuerdo

Durante el matrimonio, muchas de las partes toman la decisión de postergar su vida laboral y desarrollo profesional. Mientras una de las partes se dedica a las tareas del hogar y a la familia común, la otra parte queda a cargo del sustento económico.

De esta forma, el cónyuge que se dedicó al cuidado de los hijos y a las labores del hogar tendrá derecho a una compensación económica cuando se produzca el divorcio o la anulación. Es decir, el cónyuge que no pudo desarrollar una actividad remunerada por estar al cuidado del hogar y los hijos, tendrá derecho a una compensación.

En cualquier tipo de divorcio, cualquiera de los cónyuges podrá demandar una compensación económica, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos.

3.1. Requisitos para la compensación económica

La compensación económica podrá demandarse si:

  • Uno de los cónyuges dedicó exclusiva o preferentemente su tiempo al cuidado de los hijos o a las labores del hogar. De acuerdo a lo anterior, no importa si la decisión fue un acuerdo entre ambas partes o una obligación impuesta por el otro.
  • Uno de los cónyuges desarrolló una actividad remunerada pero en menor medida. El cónyuge tendrá derecho a la compensación si su real desarrollo profesional se vio afectado por las labores del hogar y la familia. En este caso, la compensación económica será menor.
  • Uno de los cónyuges sufrió la existencia de un menoscabo a causa del divorcio. En este caso, tendrá derecho a la compensación si su situación económica se ve afectada negativamente a causa del divorcio.

3.2. Cálculo de la compensación económica

Cuando el monto de la compensación económica no se fija de común acuerdo entre las partes, será el juez quien lo haga. Para esto, se considerarán los siguientes criterios:

  • Duración del matrimonio y la vida en común: es un elemento fundamental y es el primero que se mira para fijar el monto de la compensación económica.
  • Situación patrimonial de ambos: la situación patrimonial del acreedor de la compensación es determinante a la hora de fijar el monto.
  • La buena o mala fe.
  • La edad y estado de salud del cónyuge beneficiario.
  • La situación en materia de beneficios previsionales o de salud. Es un criterio fundamental. Por ejemplo, una persona que se dedicó solo al hogar y nunca trabajó, nunca tuvo ni tendrá previsión.
  • Su cualificación profesional y posibilidades de acceso al mercado laboral.
  • La colaboración que pudo haber prestado a las actividades lucrativas del otro cónyuge. En otras palabras, se evaluará si la persona que demanda la compensación ayudó al otro a ejercer actividades que le dieran ganancias.

3.3. Cómo se paga la compensación económica

Si no hay acuerdo entre las partes acerca de la forma de pago de la compensación económica, será el juez quien decida cómo se pagará. Las formas contempladas por la ley son las siguientes:

  • Entrega de una suma de dinero, acciones u otros bienes. Tratándose de dinero, podrá ser pagado en una o varias cuotas reajustables, respecto de las cuales el juez fijará seguridades para su pago.
  • Constitución de derechos de usufructo, uso o habitación, respecto de bienes que sean de propiedad del cónyuge deudor.

Si el deudor no tiene bienes suficientes para pagar la compensación, mediante las formas señaladas, el juez podrá dividirlo en cuantas cuotas sea necesario, para lo que tomará en consideración la capacidad económica del cónyuge.

Si el cónyuge no paga las cuotas, se deberá pedir su cumplimiento de la misma forma en que se pide que se cumpla cuando no se pagan las pensiones de alimentos.

3.4. Demanda de compensación económica

La compensación económica debe demandarse junto con la demanda de divorcio. En un divorcio de mutuo acuerdo, la compensación debe quedar regulada en el “acuerdo de relaciones mutuas” conocido también como “acuerdo completo y suficiente”.

4. El acuerdo completo y suficiente

En este tipo de divorcio (de común acuerdo), es necesario presentar un acuerdo completo y suficiente. Revisemos de qué trata:

En el caso del divorcio de mutuo acuerdo, las partes deben presentar al tribunal, además de la demanda de divorcio, un documento llamado “acuerdo completo y suficiente” el que deberá regular al menos:

  • Alimentos
  • Cuidado personal de los hijos (en caso de haber)
  • Régimen de relación directa y regular que tendrá aquel de los cónyuges que no se quede viviendo con sus hijos, y
  • Bienes a liquidar (en caso de que estemos hablando de un divorcio para una sociedad conyugal).

4.1. Modelo de acuerdo de relaciones mutuas (acuerdo completo y suficiente) en divorcio de común acuerdo

Según la ley de Matrimonio Civil N° 19.947, cuando un matrimonio decide divorciarse de común acuerdo, la demanda debe contener un acuerdo de relaciones mutuas (acuerdo completo y suficiente).

A continuación te comparto un modelo de acuerdo de relaciones mutuas en divorcio de común acuerdo, que te servirá de referencia en caso de necesitar uno:


descarga modelo


(imagen referencial del modelo)

Acuerdo-de-relaciones-mutuas-o-acuerdo-completo-y-suficiente

5. Liquidación de la sociedad conyugal en el divorcio de común acuerdo

Para entender la liquidación de la sociedad conyugal en el proceso del divorcio, es necesario revisar los regímenes patrimoniales del matrimonio.

El régimen patrimonial corresponde a las reglas legales a las que se van a someter las partes de un matrimonio respecto de su economía. En otras palabras, son las reglas que definirá cómo se repartirán los bienes entre los cónyuges.

El tipo de divorcio no influirá en cómo se liquida una sociedad conyugal. Así por ejemplo, un divorcio de común acuerdo es requisito suficiente para presentar esta liquidación.

Los siguientes puntos relacionados al tema te guiarán en el asunto.

5.1. Tipos de regímenes patrimoniales en el matrimonio

La ley en Chile contempla 3 tipos de regímenes patrimoniales en el matrimonio:

  • Sociedad conyugal: en este régimen, el patrimonio del marido y la mujer forman uno solo y común para ambos que es administrado por el marido. Esto incluye el patrimonio que cada uno tenía y lo que adquieran durante la unión
  • Separación total de bienes: en este régimen, el patrimonio de cada cónyuge y su administración se mantienen separados antes y durante el matrimonio. Es decir, “lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.
  • Participación en los gananciales: en este régimen, el patrimonio de cada cónyuge y su administración también se mantienen por separado. Sin embargo, frente al divorcio, se evaluará el patrimonio de cada cónyuge, y aquel que haya adquirido mayor cantidad de bienes deberá compensar al que obtuvo menos.

5.2. Régimen patrimonial en el matrimonio celebrado en el extranjero

En el caso de parejas casadas en el extranjero, se entiende que su régimen patrimonial en el matrimonio corresponde al régimen de separación total de bienes en nuestro país. Aquellos, en cambio, que inscriban su matrimonio en el Registro Civil chileno, serán regidos según el régimen pactado.

5.3. Cambio de régimen patrimonial en el matrimonio

Durante el matrimonio, es posible cambiar de régimen patrimonial.

Así por ejemplo, la sociedad conyugal puede ser sustituida por el régimen de participación en los gananciales o por el de separación total. De igual forma, es posible sustituir la separación total por participación en los gananciales y viceversa.

Excepcionalmente, la mujer puede solicitar la separación judicial de bienes en los siguientes si el marido ha incurrido en:

  • Abandono del hogar.
  • Insolvencia.
  • No auxiliar al cónyuge.

5.4. Dueño de los bienes de la sociedad conyugal

La sociedad conyugal es dueña de todos los bienes que ingresan a ella. Sin embargo, es posible que la mujer tenga su propio patrimonio. Es decir, fuera de la sociedad y administrado por ella misma y que corresponde a lo obtenido como fruto de su trabajo o profesión (conocido bajo el nombre de “patrimonio reservado”).

El resto de los bienes, son administrados exclusivamente por el marido quien necesitará la autorización de la mujer para realizar determinados actos. Como por ejemplo, constituir una hipoteca sobre ciertos bienes raíces.

5.5. Forma de disolver una sociedad conyugal

Una sociedad conyugal se disolverá por sentencia de divorcio, nulidad o separación de bienes, por muerte de uno de los cónyuges o por cambio a otro sistema patrimonial, entre otros.

5.6. Efecto que se produce al disolverse una sociedad conyugal

La comunidad está dada por quienes pueden pedir la liquidación de la sociedad conyugal. Es decir, entre los cónyuges o entre el cónyuge sobreviviente y los herederos del otro (en el caso que la sociedad conyugal se haya disuelto por muerte).

Es importante tener en cuenta, que en la liquidación deberán descontarse determinados bienes, así como también dividirse por la mitad los bienes que queden a título de gananciales.

5.7. Efecto en los bienes en caso de término de matrimonio en que se pactó separación total de bienes

Si se termina un matrimonio en que se pactó separación total de bienes, cada cual se quedará con su propio patrimonio, es decir, con lo que cada uno adquirió antes y durante el matrimonio.

5.8. Efecto en los bienes en caso de término de matrimonio en que se pactó participación en los gananciales

Si se termina un matrimonio en que las partes pactaron participación en los gananciales, deberán calcularse las ganancias que cada uno obtuvo durante el matrimonio. Esto incluye dinero, bienes o propiedades que no eran parte del “patrimonio de soltero”. Aquel cónyuge que tenga más ganancias, debe darle al otro la mitad de la diferencia entre ambos.

5.9. Repartición de los bienes cuando se termina un matrimonio en sociedad conyugal o participación en los gananciales

En un matrimonio en sociedad conyugal, para repartir los bienes habrá primero que valorarlos. Esto puede hacerse de común acuerdo o bien, por orden de un juez. Es decir, los bienes serán adjudicados por las partes de acuerdo a su valor monetario, o bien, liquidados para repartir el dinero que se obtenga de la venta.

5.10. Destino del patrimonio reservado de la mujer en caso de divorcio

Al tener la mujer un patrimonio separado de la sociedad conyugal, tras el divorcio tiene dos opciones:

  • Incluir su patrimonio reservado al de la sociedad para luego hacer la repartición de bienes.
  • Mantener excluido su patrimonio. En este caso, deberá renunciar a los gananciales, es decir, a lo que haya crecido el patrimonio común mientras duró el régimen.

6. La demanda de divorcio de mutuo acuerdo

La demanda de divorcio debe estar siempre patrocinada por un abogado. En el caso de un divorcio de mutuo acuerdo, se requiere específicamente a 2 abogados (uno para cada parte o cónyuge a representar).

6.1. Modelo de demanda de divorcio de mutuo acuerdo

A continuación, te adjunto un modelo de demanda de divorcio de mutuo acuerdo en que caso de que estés considerando divorciarte junto a tu ex-cónyuge.

De igual forma, este modelo u otro similar debe estar patrocinado por un abogado, el cual te deberá orientar de la forma que más te convenga realizar este procedimiento.


descarga modelo


(imagen referencial del modelo)

modelo-demanda-divorcio-mutuo-acuerdo

6.2. ¿Dónde interponer un divorcio de mutuo acuerdo?

En el caso del divorcio de común acuerdo, las partes podrán elegir en qué tribunal interponerla, ya sea en el tribunal correspondiente al domicilio del marido o el de la mujer.

El divorcio de mutuo acuerdo es la forma más común y simple de pedir el divorcio. Si estás pensando en pedir el divorcio o has recibido una demanda de divorcio, también podría interesarte la Guía completa sobre el divorcio en Chile.

Espero que te haya gustado esta guía, y cualquier duda que tengas, siempre puedes contactarnos a través de los puntos de contacto en Misabogados.