• Inicio
  • Blog
  •   Cómo evitar que la deuda dañe la contabilidad de tu empresa

MisAbogados Blog


Cobranza |

LÉELO EN 11 MIN.

Cómo evitar que la deuda dañe la contabilidad de tu empresa

Abogado UDP especialista en cobranzas y causas civiles

Pasante durante 2014 en el estudio jurídico “Cooper & Co” desarrollando labores de procurador, especializándose en tramitación de causas civiles, ejecutivas, laborales, familia en general, inscripciones en Conservador de Bienes Raíces y gestiones corporativas. Durante 2017 trabaja en Gestión Financiera (GESFIN), entre sus funciones tuvo que gestionar y tramitar cobranzas en carteras masivas. El mismo año, pasa a formar parte de MisAbogados.com donde tramita causas de cobranza, incumplimientos contractuales, prescripción de derechos municipales y otros como acción y excepción, ejecución promesas de compraventa, redacción y revisión de contratos, juicios de precario, de arrendamiento y trámites ante Instituciones públicas.

Deuda-y-Contabilidad
  

07 de marzo 2018

Cuando la deuda total supera los activos totales de la empresa, entonces la contabilidad del negocio está en problemas.

¿Cómo llega la empresa a esto? No ocurre de la noche a la mañana.

Normalmente, es producto de un deterioro financiero que lleva tiempo. Cuando la empresa finalmente lo nota, probablemente ya está involucrada en un juicio de cobranza por deudas impagas, el banco ya no le otorga más crédito, o bien reporta resultados con pérdidas consecutivas.

Un desafío para emprendedores y empresarios en general es detectar a tiempo esta situación antes de que se convierta en insolvencia.

Si lo hacen bien, pueden implementar iniciativas que sanen la contabilidad de esa deuda antes de que se descontrole, y evitar verse obligados a cerrar, vender, o bien acogerse a la ley de quiebras, oficialmente conocida como Ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas (Ley N°20.720).

¿Cómo evitar la insolvencia de la empresa antes de tiempo?

Son diversas las medidas que un empresario o emprendedor puede implementar para evitar la insolvencia antes de tiempo. Entre ellas están:

Recalcular la razón de endeudamiento antes y después de nuevas deudas

Ratios financieros hay muchos, pero la contabilidad de la empresa debe manejar éste al revés y derecho. Es una relación financiera que indica el porcentaje de activos de una empresa proporcionales a la deuda.

Esta ecuación consiste en la división del total de activos por el total de pasivos, totalidades que comprenden:

  • Pasivos corrientes y pasivos a largo plazo.
  • Activos corrientes, fijos y variables.

Según explica Enciclopedia Financiera, si el ratio de deuda es alto, es que la empresa está altamente apalancada. A mayor ratio, mayor riesgo para las operaciones y para la capacidad de endeudamiento de la empresa.

Pagar la deuda prioritaria

Antes de incurrir en nueva deuda, ordena y compara el endeudamiento que ya tiene tu empresa según:

  • Fecha de vencimiento
  • Intereses
  • Multas y sanciones
  • Monto de cuotas
  • Monto final
  • Garantías como hipotecas o bienes de la empresa

Evalúa la prioridad de pago considerando todas estas variables; si la deuda suma intereses muy altos, está por vencer, conlleva multas y sanciones por incumplimiento muy costosas, o bien el monto en cuotas que tiene ya no lo puedes manejar, o te das cuenta que estás pagando un monto final demasiado alto.

Quizás es más importante para tu empresa liquidar aquellas deudas por vencer que tienen una garantía asociada, como tu casa o un bien necesario para la operación de la empresa. 

Anticiparse a la ley y contabilizar los arriendos como deuda desde ya (NIIF 16)

Bajo el nuevo sistema contable basado en las normas internacionales NIIF (o IFRS por sus siglas en inglés), a partir del 1 de enero de 2019 las empresas en Chile ya no podrán contabilizar los pagos futuros de arrendamientos operativos como gastos. Desde esta fecha, pasan a ser deuda.

Este cambio bajo la norma NIIF 16 tendrá un impacto significativo en la contabilidad, sobre todo en empresas que dependen del arriendo de inmuebles (bienes raíces) o bien equipamiento (activos) para operar mediante leasing.

Así, el cambio contable afectará particularmente la contratación de arriendos que se materialicen o funcionen por más de un año.

Este cambio en la normativa implica que las empresas reportarán mayor endeudamiento, mayores gastos por intereses, e influenciará el cálculo del Ebitda ya que el gasto de amortización cambiará.

Según la consultora de contabilidad y auditorías Deloitte, la NIIF 16 significará cambios en cómo la empresa en materia de:

  • Análisis de amortizaciones
  • Juicios de arrendamiento
  • Sistemas y procesos de arriendo
  • Cláusulas y contratos de arriendo
  • Contratos de leasing

Reestructurar deuda

En la mayoría de las ocasiones, las empresas reestructuran sus deudas ya sea porque no pueden cumplir con los pagos dentro de un plazo o simplemente no tienen dinero para pagar.

Este proceso de renegociación adelanta el pago de parte de la deuda original y repacta el pago del diferencial con una nueva obligación.

Sin embargo, la reestructuración puede pasar totalmente desapercibida en la contabilidad si es que la nueva deuda no tiene términos sustancialmente diferentes con la deuda original, según explica la firma consultora Ernst & Young.

Si es una deuda sustancialmente diferente a la deuda inicial, del punto de vista contable este monto es “dado de baja” en el balance de pasivos financieros.

En cambio, si no lo es prácticamente todo sigue igual para la contabilidad.

¿Cómo saber si la nueva deuda es sustancialmente diferente o no?

La normativa contable chilena exige realizar dos pruebas para analizar la diferencia entre la deuda original y la deuda reestructurada, dependiendo del caso según explica E&Y:

Test cuantitativo o test del 10%
  1. Calcular los flujos futuros de la deuda nueva incluyendo capital, intereses y
    cualquier tipo de comisiones de reestructuración.
  2. Descontar los flujos futuros de la deuda nueva calculados en el Paso 1, utilizando el tipo de interés efectivo de la deuda original
  3. Comparar la cifra resultante del Paso 2 con el costo amortizado en el balance de la deuda original (utilizando también el tipo de interés efectivo de la deuda original).

- Si la diferencia es mayor que el 10 %... La modificación es “sustancial”.

- Si la diferencia es menos que el 10%... Se aplica el test cualitativo.

Test cualitativo

Considerando el porcentaje que salió en el Test del 10%, la contabilidad debe observar variables como:

  • Cambio de moneda
  • Cambios en el nivel de subordinación de la deuda
  • Cambios significativos en el plazo de vencimiento,
  • Cambios significativos en el interés.
¿Qué pasa en la contabilidad si la deuda es sustancialmente diferente?

La empresa debe “dar de baja” la deuda origina en el balance general y reconocer la nueva por su valor razonable. La diferencia entre ambos importes quedará visualizada en los resultados generales.

Asimismo, deberá reconocer las comisiones incurridas en la reestructuración contra resultados.

¿Y si la deuda reestructurada es igual a la original del punto de vista contable?

La empresa simplemente debe reconocer las comisiones de reestructuración contra el saldo de la deuda en sus pasivos totales y recalcular el tipo de interés efectivo (considerando los nuevos flujos).

¿Conviene que la nueva deuda sea distinta o igual a la anterior?

De acuerdo a E&Y, las empresas en general prefieren que la reestructuración de la deuda sea considerada igual que la versión anterior.

Esto es porque no cambia el resultado contable o bien no genera diferencias para contabilizar las comisiones pendientes del antiguo préstamo como las comisiones de la reestructuración.

En cambio, si el nuevo préstamo es considerado «distinto», el nuevo balance debe reconocer la diferencia entre ambos importes contra la cuenta de resultados generales. Y las nuevas comisiones por reestructuración también se reconocen contra resultados.

Adelantar las cuentas por cobrar mediante factoring

El factoring o factorización electrónica consiste en que la empresa “vende” sus facturas o cuentas por cobrar a una empresa financiera especializada, conocida como empresa de factoring o factor.

Sus ventajas incluyen:

  • Anticipa el flujo de cuentas por cobrar.
  • Liquidez y rapidez. Hay dinero en efectivo inmediato, en hasta 24 horas.
    No es deuda. La Pyme vende un activo financiero reconocido y legal, como es la factura. Tampoco aparece como deuda en el sistema financiero.
  • Es fácil de obtener. En comparación con un crédito o línea de capital con una financiera.
  • No paga impuestos de timbres y estampillas.
  • La empresa de factoring se hace cargo de la cobranza.
  • Disminuye la evasión tributaria

Normalmente, las Pymes y los emprendimientos ocupan esta modalidad para financiar desfases de tiempo o descalces entre una venta y el pago de la cuenta por cobrar.

Entre otras importantes razones que llevan a las empresas a optar por el factoring están:

  • Falta de liquidez
  • Extender plazos de pagos a clientes deudores
  • Liberar recursos
  • Tercerizar la cobranza

Según explica la Bolsa de Productos de Chile, del punto de vista contable, el registro del factoring dependerá de si el cliente deudor de la empresa paga o no la cuenta pendiente, y de si el factoring se entregó con o sin recurso.

Sin embargo, al igual que la reestructuración de deuda, la empresa no debe esperar hasta el último minuto o llegar a niveles insostenibles de deuda para optar por el factoring.

El hecho de que sea una alternativa de financiamiento de más fácil acceso que un crédito bancario, no significa que el contrato de factoring sea llegar y llevar. Queda en manos de la empresa de factoring evaluar si la empresa solicitante del servicio está en condiciones de tomar esta herramienta financiera.

Conclusión

Los empresarios y emprendedores pueden evitar que el endeudamiento de su negocio se vuelva insostenible.

Para lograrlo, deben implementar medidas que faciliten la cobranza, premiar el pago anticipado, y eviten la acumulación de deudas impagas.

Asimismo, existen alternativas para evitar que la deuda dañe la contabilidad de la empresa, como los mencionados anteriormente.

No obstante, si el dueño o administrador del negocio no admite que el endeudamiento es un problema, o no es capaz de tomar las decisiones necesarias para mantener un nivel sano de deuda, estos mecanismos sólo tendrán un efecto temporal.

Si necesitas ayuda de cobranza en tu negocio, escríbenos aquí para ayudarte.

Por Victor Arroyo
Abogado UDP especialista en cobranzas y causas civiles

Pasante durante 2014 en el estudio jurídico “Cooper & Co” desarrollando labores de procurador, especializándose en tramitación de causas civiles, ejecutivas, laborales, familia en general, inscripciones en Conservador de Bienes Raíces y gestiones corporativas. Durante 2017 trabaja en Gestión Financiera (GESFIN), entre sus funciones tuvo que gestionar y tramitar cobranzas en carteras masivas. El mismo año, pasa a formar parte de MisAbogados.com donde tramita causas de cobranza, incumplimientos contractuales, prescripción de derechos municipales y otros como acción y excepción, ejecución promesas de compraventa, redacción y revisión de contratos, juicios de precario, de arrendamiento y trámites ante Instituciones públicas.

Deja un comentario