Victor Arroyo March 14, 2018 Cobranza

Usa la cláusula de cobranza para evitar que demoren en pagar la deuda

La cláusula de cobranza ayuda a evitar retrasos en el pago de deudas.

Si quieres evitar atrasos con los pagos de parte de tus clientes o bien aclarar desde un principio cómo será el proceso de cobranza de una cuenta por cobrar, deja todo por escrito en una cláusula de cobranza.

Esta disposición en el contrato comercial será tu aliada si buscas reducir el riesgo de confusiones o demandas legales por culpa de deudas impagas o morosaspor parte de clientes o potenciales deudores.

Para ayudarte, te explicamos las actuales alternativas de cláusulas de pago de deuda disponibles en el mercado que puedes ocupar como base:

  • Cláusula de aceleración

Es usual encontrarla en los contratos de crédito de dinero, que permite a los acreedores (instituciones financieras) hacer exigible hoy lo que el deudor debe por no cumplir con los pagos pactados en un plazo de tiempo determinado.

Un contrato entre privados (no bancos) también puede ocupar este documento civil. Para eso, lo puedes copiar y adecuar, estableciendo que en caso de mora de una o más cuotas en un tiempo determinado la obligación se considera vencida, facultándote para cobrar la totalidad de la deuda.

  • Cláusula de cobertura adicional en caso de fallecimiento del asegurado

La utilizan las empresas aseguradoras para realizar el pago de las deudas contraídas por el titular del seguro principal que no se estén amparadas específicamente por un seguro de desgravamen.

Habla con un abogado de cobranzas

¿Cómo redacto una cláusula de cobranza?

En ambos casos, es importante que la cláusula quede escrita en términos facultativos y no imperativos, que permitan al acreedor cobrar la totalidad o no de la deuda sin que se preste a interpretaciones.

En la redacción de la cláusula de pago de deuda deberás indicar claramente:

  • Partes involucradas: seas tú el titular o tu representante legal, así como tu contraparte.
  • Vigencia: si se regirá por el mismo período que el contrato principal, o tendrá una fecha de vencimiento diferente.
  • Plazo de pago: si es diario, semanal, mensual, trimestral o anual.
  • Modo de pago: en efectivo o mediante títulos de valores como letras, cheques, pagarés, facturas.
  • Intereses y multas: definir según el plazo de atraso del pago de la deuda. 
  • Prescripciones de los documentos legales: el cheque y los vale vista tienen fecha de vencimiento, y podrían caducar antes de que la totalidad de la deuda quede cancelada.
  • Cláusula de reconocimiento de deuda: si acuerdas con el cliente la posibilidad de que demore en pagar sin que rija una multa o interés, añade la opción de firmar una cláusula que reconozca la demora y el monto total de ésta.
  • Firma ante notario: deja claramente estipulado que tanto el contrato como la cláusula serán autorizadas ante notario dentro de un período de tiempo definido. Recuerda que sin este respaldo legal el cobro de una deuda impaga se complica
  • Resoluciones judiciales: añade al escrito que en caso de desavenencias o situaciones que contravengan el contrato base y la cláusula de cobranza serán resueltas en los tribunales de justicia.

Conclusión

Una cláusula de cobranza te ayudará a evitar malos ratos con personas o clientes que demoran en pagar, o lisa y llanamente no quieren pagar lo que te deben.

Este documento legal es particularmente útil cuando retomas un negocio con un cliente que tuvo problemas de pago en el pasado.

Su confección te otorgará seriedad y transparencia a toda la relación comercial, ya que te protegerá tanto a tí como a tu cliente de potenciales malos entendidos o abusos.

Descarga tu ebook de cobranza de deudas para acreedores

Palabras clave: Cobranza

¿Necesitas ayuda legal?

Cuéntanos lo que necesitas y un abogado te recomendará lo mejor para ti.

Comienza aquí

Toda empresa corre riesgos legales

Conoce la forma más eficiente de minimizar los riesgos que esto conlleva.

Protege tu PYME