¿Qué régimen me conviene para casarme?

regimen conviene para casarme

Si usted quiere contraer matrimonio, es necesario que esté al tanto de los tres tipos de regímenes patrimoniales que tiene la ley chilena, para que así pueda decidir cuál es el más conveniente para usted.


También podría Interesarte: regímenes patrimoniales del matrimonio


¿Qué régimen me conviene para casarme, sociedad conyugal, separación de bienes o participación en los gananciales?

La ley chilena contempla tres tipos de regímenes patrimoniales del matrimonio que se pueden acordar al momento de casarse; sociedad conyugal, separación de bienes o participación en los gananciales.

1. Sociedad conyugal: En este régimen, el patrimonio del marido y la mujer forman uno solo, común para ambos, que es administrado por el marido. Esto incluye tanto el patrimonio que cada uno tenía antes de casarse como lo que adquieran durante la unión.

2. Separación total de bienes: En este régimen el patrimonio de cada cónyuge y su administración se mantienen separados antes y durante el matrimonio. Es decir, “lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.

3. Participación en los gananciales: En este régimen el patrimonio de cada cónyuge y su administración también se mantienen por separado durante la vigencia del matrimonio, sin embargo, si es que deciden divorciarse, se verá el patrimonio de cada cónyuge, y aquel que haya adquirido mayor cantidad de bienes deberá compensar al que obtuvo menos.

Solicita asesoría legal aquí

Beneficios de pactar uno u otro régimen patrimonial del matrimonio:

1. Sociedad conyugal: es el régimen mayormente utilizado en Chile. Las mujeres tienen mayores ventajas sobre este régimen. Por ejemplo, mujeres que han decidido no trabajar para cumplir con obligaciones domésticas no quedan desprotegidas en caso de divorcio, ya que el cónyuge debe compartir su sueldo con ella. Como también existe en este régimen el patrimonio reservado de la mujer, el cual no se mezcla con el patrimonio de la sociedad conyugal durante la vigencia de ésta y cuando termine el matrimonio, la mujer deberá optar entre quedarse con únicamente con su patrimonio reservado o juntar su patrimonio reservado al de la sociedad conyugal y dividir las ganancias entre él y el marido.

2. Separación total de bienes: La conveniencia de este régimen está, entre otras, en que cada cónyuge se mira como separado de bienes respecto del otro, por lo que nunca van a formar un patrimonio común mezclando sus bienes, sino que cada cual administra lo suyo y en caso de término del matrimonio no tienen que liquidar nada, ya que el patrimonio de uno y otro siempre estuvo separado. Además, para la mujer, es conveniente en cuanto no debe contar con las autorizaciones que se requieren del marido en la sociedad conyugal.  Como también es convenientes para aquellas mujeres que antes de casarse tienen un gran patrimonio o van a recibir una gran herencia y no quieren que esto sea administrado por el marido, como ocurriría en el caso de estar casado bajo sociedad conyugal.

3. Participación en los gananciales: lo conveniente de este régimen está en que los cónyuges se entienden separados de bienes durante la vigencia del matrimonio, sin embargo, al finalizar el matrimonio, se comparan los patrimonios de cada cónyuge y se ve quién ganó más y la diferencia del que gana más se le da al que ganó menos. En términos económicos entonces, este régimen es más conveniente para aquel de los cónyuges que obtenga menos ganancias durante la vigencia del matrimonio.


Si necesitas un abogado que te asesore con mayor profundidad acerca de qué régimen te conviene para casarte, consigue uno en MisAbogados.com.

Palabras clave: Derecho de Familia, Divorcio

¿Necesitas ayuda legal?

Cuéntanos lo que necesitas y un abogado te recomendará lo mejor para ti.

Comienza aquí

Toda empresa corre riesgos legales

Conoce la forma más eficiente de minimizar los riesgos que esto conlleva.

Protege tu PYME