MisAbogados.com May 07, 2018 Asesoría laboral

Contratos comerciales: elementos claves de un contrato con proveedores

contratos comerciales con proovedores

Del mismo modo que las empresas firman contratos con sus trabajadores para que realicen diferentes tipos de actividades, las compañías también firman contratos comerciales con proveedores con la finalidad de hacer crecer su negocio.

En general este tipo de contratos es bilateral. Esto quiere decir que dos partes son obligadas a cumplir las obligaciones contenidas en el contrato.

Los contratos comerciales se caracterizan por ser alianzas nacionales o internacionales donde empresas de todos los tamaños generan acuerdos con proveedores que otorgan diferentes soluciones para el negocio, como arriendo de inmuebles, infraestructura, insumos, contratación de servicios de imagen corporativa, hasta el uso de vehículos o franquicias con grandes empresas.

Por ejemplo, un contrato con un proveedor de servicios tecnológicos. El proveedor tiene que brindar los servicios ofrecidos según el contrato, y el cliente tiene que pagar el precio de dicho servicio según la forma de pago pactada.

¿Quién resulta ser más beneficiado con los contratos comerciales?

Imagina que eres dueño de una PYME de servicios de reparaciones de computadores. Los conocimientos y el staff técnico lo tienes, pero no puedes realizar ningún tipo de trabajo si no cuentas con los componentes y herramientas para reemplazar las piezas y dispositivos con fallas.

Como puedes ver en este ejemplo, tanto las empresa que contratan servicios externalizados, como los mismos proveedores que los brindan, salen ganando, reportandose beneficios para ambas partes. De lo contrario, simplemente, no habría negocio y no sería necesario firmar ningún contrato.

Cómo crear un contrato comercial estándar

Existen grandes y pequeñas empresas que ya participan en el comercio nacional e internacional, pero que aún no tienen acceso ni conocimientos de formularios de contratos que garanticen su protección.

Lo que hay que tener en cuenta, es que cada proveedor de bienes o servicios puede redactar un contrato a su manera, ya que es un asunto privado de cada empresa, por lo que no hay un formato estándar.

Los contratos comerciales tipo son claves para realizar actividades de contratación de compraventa nacional o internacional de mercaderías, insumos, distribución, proveedores de servicios externos, alianzas contractuales, asociación empresarial, contratos de agencia comercial nacional o internacional, alianza o colaboración entre las partes, contrato de manufactura, entre otros.

Según la plataforma de Licitaciones de ChileCompra, un contrato se rige por el principio de autonomía de la voluntad, según el cual, puede contratarse sobre cualquier materia no prohibida expresamente por la ley.

La autonomía de la voluntad es un elemento clave dentro de nuestra legislación, ya que - tal y como lo dice el artículo 1545 del código civil - todo contrato legalmente celebrado es ley para las partes. Esto permite que los interesado puedan pactar libremente las condiciones que regirán su relación comercial, dándole fuerza de ley a las mismas.

Importante: Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento y, cómo se dijo, las obligaciones que nacen del contrato tienen fuerza de ley. El perfeccionamiento del consentimiento se genera cuando existe una oferta y dicha oferta es aceptada por la contraparte.


contrato ejemplo

Ilustración de ChileCompra Mercado Público  [Figura]. Recuperado de https://www.mercadopublico.cl/

Los elementos básicos de un contrato comercial tipo

Si bien cada proveedor de bienes o servicios puede redactar un contrato a su manera, existen ingredientes básicos que un contrato comercial debe tener. Te los explicamos a continuación:

-Primero, un contrato comercial debe poseer los dato básicos del proveedor de bienes o servicios. Por ejemplo, nombre de la empresa, RUT comercial, dirección comercial y datos del representante legal.

-El representante legal debe ser autorizado a tener poder suficiente para suscribir contratos a nombre del cliente. Los datos básicos son nombre, apellido, RUT, teléfono y cargo.

-Debe existir una sección donde se indiquen los datos de usuario o empresa que está contratando el bien o servicio. Los datos deben ser básicamente la Razón social RUT, nombre de fantasía, giro comercial, domicilio, comuna y región.

Descarga tu guía práctica de cobranza de deudas para pymes

-Luego debe haber un listado de acuerdos enumerados por escrito con todas las condiciones del contrato. Esta es la parte más importante. Leer cada punto y comprenderlo. Si existen dudas, debes preguntar al proveedor que ofrece sus bienes o servicios, ya que los malos entendidos o no leer la “letra chica” es uno de los principales motivos por los que se acaba en casos judiciales entre las partes.

-Un anexo de contrato también es relevante porque en él se indicarán los bienes o servicios ofrecidos según lo pactado, además de las tarifas y un mandato de pago automático de alguna entidad bancaria en caso de que la metodología de paso sea de esa manera.

Conclusión

La importancia de tener las cosas por escrito da la seguridad y certeza de que se está tomando un compromiso de las obligaciones de ambas partes.

Un contrato comercial bien analizado sirve también como una guía para resolver cualquier conflicto y estar protegido de cualquier percance que pueda surgir, a través de un proceso formal y detallado que solo un contrato puede lograr.

Y recordar que los modelos de contratos tipo son solamente marcos generales que deberán adaptarse a las circunstancias específicas de cada proveedor.

Palabras clave: Asesoría laboral

¿Necesitas ayuda legal?

Cuéntanos lo que necesitas y un abogado te recomendará lo mejor para ti.

Comienza aquí

Toda empresa corre riesgos legales

Conoce la forma más eficiente de minimizar los riesgos que esto conlleva.

Protege tu PYME