• Inicio
  • Blog
  •   Cómo retomar la relación comercial después de cobrar una deuda difícil

MisAbogados Blog


Cobranza |

LÉELO EN 5 MIN.

Cómo retomar la relación comercial después de cobrar una deuda difícil

Abogado UDP especialista en cobranzas y causas civiles

Pasante durante 2014 en el estudio jurídico “Cooper & Co” desarrollando labores de procurador, especializándose en tramitación de causas civiles, ejecutivas, laborales, familia en general, inscripciones en Conservador de Bienes Raíces y gestiones corporativas. Durante 2017 trabaja en Gestión Financiera (GESFIN), entre sus funciones tuvo que gestionar y tramitar cobranzas en carteras masivas. El mismo año, pasa a formar parte de MisAbogados.com donde tramita causas de cobranza, incumplimientos contractuales, prescripción de derechos municipales y otros como acción y excepción, ejecución promesas de compraventa, redacción y revisión de contratos, juicios de precario, de arrendamiento y trámites ante Instituciones públicas.

retomar la relación después de cobranza
  

31 de enero 2018

Luego de enfrentarse a la tensión que genera el no pago de un contrato, muchas veces nos cuestionamos cómo seguir adelante con esa relación comercial.

Antes de continuar debemos poner algunas variables sobre la balanza. ¿Podemos volver a confiar en el cliente?, ¿es conveniente darle una segunda oportunidad?

Para tomar la decisión más beneficiosa para tu PYME, te recomendamos seguir los pasos a continuación:


1. Evaluar si conviene restablecer la relación comercial

Lo primero que debemos analizar es si el no pago o atraso es un hecho puntual o reiterado. Revisa si vale la pena darle una segunda oportunidad a esta relación comercial o si está generando un desgaste o costo adicional para la empresa. El tiempo y energía puesta en la cobranza también tienen un valor.
¿Qué consecuencias traerá el término del negocio? En este punto, lo principal es considerar qué tan importante es dejar de percibir esos ingresos versus los problemas que está generando. 

Probablemente el tiempo que tu PYME está destinando perseguir el pago podría ser invertido en otro cliente u otra gestión.


2. Revisar los acuerdos de pago

En caso de acuerdo verbal, no tendrás nada por escrito para revisar. Por eso, si se trata de una obligación natural, puedes apelar a una figura llamada proceso de monitoreo del Código General del Proceso. En este blog, te explicamos cómo cobrar una deuda sin documentos. 

Puede que  mantener este tipo de acuerdo con un cliente que registra problemas o atrasos con los pagos en reiteradas ocasiones, no sea beneficioso.

Por otro lado, en caso de que efectivamente exista un contrato, lo mejor es analizarlo cláusula a cláusula. De esta de manera, tendrás claro cuáles fueron incumplidas y podrás abordarlas con detalles al minuto de definir si ambas partes siguen trabajando juntas.


3. Dejar todo estipulado en el contrato

Reglas claras conservan la amistad. ¿Tienes claro cuándo podrías empezar con la cobranza? Como vimos en el blog Ayuda a tus deudores a pagar con estas 5 técnicas de cobranza, es esencial que la persona o empresa sepa claramente cuándo el deudor debe pagar, cuándo está atrasado, si es que este atraso traerá multas y cómo se resolverá lo adeudado.
 

Luego de haber revisado el acuerdo existente tendrás claridad sobre qué cláusulas debes sumar o modificar para que la relación continúe en buenos términos. Lo que puede estar claro para ti, no necesariamente puede estarlo para la contraparte. Lo ideal es no dejar espacio para errores o confusiones.


4. Retomar la buena relación

Si tras analizar los puntos anteriores y tomar las medidas pertinentes decides retomar la relación comercial, lo mejor será que empieces desde cero.

Como en toda relación interpersonal, lo mejor es superar el problema y volver a confiar. Si tomaste la decisión de seguir adelante es porque evaluaste qué es lo más favorable para tu empresa.

Para que no haya más confusiones, una buena alternativa es dejar todo por escrito. De esta manera tendrás un respaldo de cada acción. Es decir, dejar registro de todos los acuerdos decididos entre las partes, no solamente las cláusulas contractuales.

Asimismo, hacer una reunión formal de recomposición de relaciones es una forma de marcar el antes y después del impasse. De esta manera se reconoce, internaliza y supera.


Conclusión

Si después de cobrar una deuda difícil piensas terminar una relación comercial , el análisis de estos puntos te ayudará a tener un visión más práctica de qué hacer después de la cobranza.

Hay medidas simples que pueden ordenar el sistema de pagos y aliviar la tensión entre tú y tus clientes o proveedores. Implementarlas podría evitar que termines con una relación comercial que es beneficiosa para tu negocio, pese al problema de pago de deuda.

Si necesitas la ayuda de un abogado especialista en cobranza, escríbenos para apoyarte.

Por Victor Arroyo
Abogado UDP especialista en cobranzas y causas civiles

Pasante durante 2014 en el estudio jurídico “Cooper & Co” desarrollando labores de procurador, especializándose en tramitación de causas civiles, ejecutivas, laborales, familia en general, inscripciones en Conservador de Bienes Raíces y gestiones corporativas. Durante 2017 trabaja en Gestión Financiera (GESFIN), entre sus funciones tuvo que gestionar y tramitar cobranzas en carteras masivas. El mismo año, pasa a formar parte de MisAbogados.com donde tramita causas de cobranza, incumplimientos contractuales, prescripción de derechos municipales y otros como acción y excepción, ejecución promesas de compraventa, redacción y revisión de contratos, juicios de precario, de arrendamiento y trámites ante Instituciones públicas.

Deja un comentario