Raimundo Valdivieso June 03, 2016 Consultoria General

¿Qué es la buena fe?

buena-fe

El ordenamiento legal chileno se basa en una serie de principios, estos son aquellos que regulan el sentido que se le dará a las normas. En general, cada rama del ordenamiento se regula por distintos principios, por ejemplo, el derecho de trabajo tiene como uno de sus principios la protección, el derecho civil, la autonomía de la voluntad, y así sucesivamente.
Uno de los principios rectores, no solo del código civil, sino que de varios ordenamientos es la buena fe. En este artículo te explicaremos en qué consiste este principio y cuál es su aplicación práctica en nuestro derecho.

¿Qué es la buena fe?

Este principio se encuentra detrás de todas las instituciones, pero no lo encontramos expresado en una fórmula general. La norma más directa respecto a este tema la podemos interpretar en negativo y es el inciso final del art. 44, que define el dolo como elemento del delito civil. Sin embargo, contractualmente hablando, la mala fe no siempre consiste en una intención positiva, pudiendo también desprenderse de una omisión.

¿Qué tipos de buena fe encontramos?

En el ámbito contractual podemos encontrar dos conceptos de buena fe:

  1. El primero es el que se conoce como “estar de buena  fe”, esto significa una actitud mental, es decir, ignorar que se ha perjudicado a otro de manera ilegitima, no tener conciencia de un derecho.
  2. El otro concepto consiste en “actuar de buena fe”, esto significa comportarse  de manera fiel a un acuerdo, actuar en la forma que sea necesaria para cumplir con las expectativas de los contratantes.

¿En qué normas podemos encontrar la buena fe?

Ambos sentidos de la buena fe se amparan en nuestro código civil. Un ejemplo de estar de buena fe es el articulo 706, este establece:
“La buena fe es la conciencia de haberse adquirido el dominio de la cosa por medios legítimos, exentos de fraude y de todo otro vicio.
Así en los títulos translaticios de dominio, la buena fe supone la persuasión de haberse recibido la cosa de quien tenía la facultad de enajenarla, y de no haber habido fraude ni otro vicio en el acto o contrato.
Un justo error en materia de hecho no se opone a la buena fe.
Pero el error en materia de derecho constituye una presunción de mala fe, que no admite prueba en contrario."

El segundo concepto de buena fe lo podemos encontrar en el art. 1546, que también expresa la generalidad de la buena fe.
“Los contratos deben ejecutarse de buena fe, y por consiguiente obligan no sólo a lo que en ellos se expresa, sino a todas las cosas que emanan precisamente de la naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre pertenecen a ella.”

Si tienes más dudas sobre la buena fe, visita Misabogados.com y te contactaremos con un abogado experto para que resuelva tus consultas.

Solicita asesoría legal aquí

Palabras clave: Consultoria General

¿Necesitas ayuda legal?

Cuéntanos lo que necesitas y un abogado te recomendará lo mejor para ti.

Comienza aquí

Toda empresa corre riesgos legales

Conoce la forma más eficiente de minimizar los riesgos que esto conlleva.

Protege tu PYME