¿Cuál es la diferencia entre un contrato de prestación de servicios y uno laboral?

La diferencia entre un contrato laboral y otro - de distinta naturaleza - como puede ser el de prestación de servicios.

Código del Trabajo define el contrato individual de trabajo en el artículo 7°, como “una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, éste, a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios, una remuneración determinada”, esto es, que si se está en presencia de un contrato de trabajo, desentrañándose que si concurre subordinación de parte del trabajador, elemento caracterizador en el sentido de entender que existe tal dependencia o sujeción en la relación de trabajo, expresadas en obligación de asistencia, cumplimiento de horario, sometimiento a instrucciones y directivas del empleador, prestación de servicios en forma continua y permanente, estar sometido a supervigilancia y control. Es por eso que, aun cuando no se escriture un contrato de trabajo o se celebre bajo una denominación distinta, en este caso “honorarios”, debe en consecuencia aplicarse la presunción establecida en el artículo 8° del Código del Trabajo, que dispone: “Toda prestación de servicios en los términos señalados en el artículo anterior, hace presumir la existencia de un contrato de trabajo”, por lo que debe ineludiblemente aplicarse lo dispuesto en el artículo 1° de dicho cuerpo legal, que deja bajo la regulación del referido estatuto normativo toda relación laboral, lo que constituye la regla general en el campo de las relaciones de trabajo:

Lo fundamental:

1.- Si hay subordinación y dependencia se presume que hay relación laboral - incluso si no se ha firmado un contrato.

2.- ¿Qué significa subordinación y dependencia?

Obligación de asistencia, cumplimiento de horario, sometimiento a instrucciones y directivas del empleador, prestación de servicios en forma continua y permanente, estar sometido a supervigilancia y control.

Conclusión:

Si se cumple en algún sentido los puntos descritos en el número 2, anterior, es posible que en sede judicial se declare la naturaleza de la relación como laboral.